Esta mañana, en la Plaza Cívica, se realizó el izamiento de la bandera nacional. San Luis fue la primera provincia en adherir a la independencia.

Con el naranja solar asentado detrás de las sierras y sobre las luces de la ciudad, se desplegaron los colores patrios en el cielo frío de este viernes. Una leve brisa barrió lentamente la niebla otoñal mientras se entonaba el himno, pasadas las 8:00. El vicegobernador, Carlos Ponce, y los ministros de Educación, Natalia Spinuzza, y de Desarrollo Social, Sergio Tamayo, acompañaron el izamiento de la bandera.

Asistieron también la secretaria de Urbanismo y Parques, Florencia Sergnese, funcionarios, autoridades de las diferentes fuerzas de seguridad y escuelas.

Hace 208 años, en Buenos Aires, la Revolución de Mayo comenzó a gestarse desde el 18 de ese mes. Criollos, vascos, catalanes, clérigos y militares, inspirados en las victorias francesas y norteamericanas, fueron determinantes durante el primer Cabildo Abierto para que el virrey español Cisneros abandonara el poder. Las asambleas y las nuevas ideas agrietaron el orden colonial en el continente.

San Luis, con Marcelino Poblet como representante, sería la primera en adherirse a la Junta de Gobierno, el 12 de junio de 1810.

Bibliotecas públicas, educación primaria, mejores condiciones sociales, comerciales, agrarias y mineras fueron algunas de las medidas impulsadas durante el amanecer de la independencia y que todavía se respiran en la organización nacional.