Más de 3.200 chicos cumplen los requisitos estipulados para realizar la operación. Reciben 1.200 dólares.

Estudiaron, se esforzaron y ahora ven el resultado de llevar la escolaridad al día. Este lunes comenzó el canje de las estampillas escolares “Ahorro para mi Futuro” y los chicos empiezan a cumplir sus sueños. Se trata de 1200 dólares que los jóvenes del último año del secundario, en toda la provincia, reciben para emprender sus proyectos en un momento crucial. En esta etapa son 3.200 los estudiantes que podrán concretar el cambio.

Para la joven Karen Macarena Newton este premio servirá para poner su primer negocio y seguir una carrera. “Estudio peluquería y necesito comprar instrumental. Voy a empezar a trabajar para pagarme otros estudios. Quiero estudiar ingeniería en química en la Universidad Nacional de San Luis”, contó.

Jennifer Cortez también apunta a seguir sus estudios universitarios. Asegura que las piezas filatelias le sirvieron como estímulo y que le ayudarán a seguir su vocación. “Me gusta la medicina. Ya estuve averiguando y seguro sigo la carrera en la Universidad Católica de Cuyo”, aseveró. Junto a ella, su hermana Scarle coincide en que el próximo paso será la educación superior, pero su destino será la Universidad de La Punta. “Me gusta mucho lo audiovisual así que quiero ser productora”, detalló.

También MilenaTorrontegui se inclina por la medicina e incluso sabe qué especialidad seguirá. “Me gustan mucho los chicos, por eso mi idea es ser pediatra”, dijo. Aunque confesó que todavía no decidió dónde seguirá la carrera.

Por su parte, Benjamín Moreno, piensa seguir kinesiología, no obstante el dinero le servirá para ampliar su negocio. “Tengo un mercado y puedo usar la plata para agregar verdulería. De esa forma voy a poder continuar mis estudios”, aseveró.

Premio al esfuerzo

La jefa del Programa Escuela y Comunidad, Carolina del Valle Sosa, explicó que para que los chicos obtengan el incentivo, los directivos de cada escuela envían la nómina de alumnos que no adeudan ninguna materia y están aptos para el canje. Luego el Ministerio envía esos datos a la entidad bancaria, en este caso el Banco Supervielle.

La operación pueden concretarla los estudiantes que egresan del secundario. Para el canje sólo deben llevar el DNI, o ir acompañados por el tutor si son menores de edad. También recordó que este año se adelantó el pago a pedido de los propios alumnos para facilitarles el viaje de egresados o la fiesta de fin de año.

Los jóvenes reciben 1200 dólares al canjear sus estampillas.

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Educación.