El ministro Amitrano visitó las embajadas de esos países en busca de establecer vínculos para el trabajo en conjunto. Podrían llegar escuelas bilingües en combinación con el país asiático e implementar propuestas culturales con foco en la obra de William Shakespeare.  

Amitrano junto al director de la Sección Económica y Prosperidad, de la Emabaja de Gran Bretaña, Jhon Gallagher.

Como parte de una ronda de reuniones que el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, desarrolló en sedes diplomáticas en Buenos Aires, visitó este viernes las embajadas del Reino Unido de Gran Bretaña y de la República Popular China. Se trató de una serie de encuentros en busca de estrechar vínculos y cooperar en proyectos educativos bilaterales, que lo llevó ayer también por las sedes diplomáticas de Estados Unidos, Finlandia y Australia.

En la delegación británica, el titular de Educación dialogó con el director de la Sección Económica y Prosperidad, Jhon Gallagher. Sobre ese encuentro, el funcionario comentó que tienen programas con expertos en pedagogía y generación de contenidos que visitan habitualmente la Argentina y que se pidió que se incluya a San Luis en esa agenda.

“Gallagher se mostró muy interesado por las condiciones de nuestra provincia para poner en marcha proyectos de innovación educativa. Ellos tienen proyectos en los que priorizan en las aulas la promoción de habilidades para la formación de líderes y ciudadanos del mundo globalizado, bajo conceptos de inclusión, tolerancia y transparencia. Se trata de ciudadanos capaces de vincularse en un mundo complejo, interconectado por medio de la tecnología e interdependiente. Es un modelo interesante para incorporar en la provincia”, manifestó.

El ministro, además, comentó que la delegación puntana se interesó por el Programa Shakespeare en las Escuelas, que implica un festival de teatro basado en las obras de esa figura de la literatura inglesa. Y que se habló de la posibilidad establecer vínculos con el British Council, que se encarga de promover iniciativas de aprendizaje y enseñanza de inglés, exámenes internacionales y empleo en países de ese origen. Otro punto de interés es un sistema de becas que puede significar la oportunidad de intercambio y de que viajen al Reino Unido docentes y alumnos sanluiseños.

“Nos invitaron a participar nuevamente del Foro Mundial de Educación, que se realiza cada año en Londres, y de una feria internacional para docentes. Son eventos donde la provincia ya viene asistiendo”, contó.

En la Embajada china, el funcionario mantuvo un encuentro con el Consejero Cultural, Yang Chuanying. Explicó que el país asiático se vincula en el extranjero integrando a sus ciudadanos en las iniciativas bilaterales, por lo que la delegación puntana se comprometió a contactar a las personas de origen chino que viven en San Luis para emprender diversas propuestas.

Amitrano destacó que Chuanying se sorprendió de que el Instituto de Idiomas de la Universidad de La Punta (ULP) tenga gran cantidad de alumnos y solicitaron vincular a la institución con la sede diplomática. También se habló de relacionar municipios puntanos y la provincia, con sus pares chinos de similares características en ejes de colaboración productiva y de conocimiento.

Incluso, se planteó la chance de que San Luis sea la segunda provincia argentina, después de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), en contar con escuelas bilingües. “La idea es implementar el mismo modelo de la CABA donde se habla español y chino. La mitad de los alumnos son originarios de ese país y la otra mitad argentinos. Igualmente, se mostraron interesados en que nos visiten profesores de lengua china para aportar en distintos proyectos”, detalló.

En la serie de encuentros, Amitrano también se relacionó con funcionarios de las secretarías de Innovación y Calidad Educativa, y de Enlace y Cooperación Intersectorial e Institucional de la Nación, acompañado por la jefa del Programa Planeamiento y Gestión Educativa, María Clelia Odicino, la jefa del Programa Articulación Federal y Administración de Recursos, Fedra Santagata, y la jefa del Área Seguimiento de Planes Federales, Débora Díaz.