Otra escuela generativa abrió sus puertas y con ella se reafirma el derecho a la educación pública y gratuita que en nuestra provincia es una realidad.

Con una vida institucional activa y prolifera, Juventud marca un nuevo hito en su historia de ya 98 años. El martes, el sueño de 150 chicos de combinar el estudio con sus pasiones deportivas se volvió realidad cuando el Club Juventud Unida Universitario abrió las puertas de su Escuela Generativa para darles la bienvenida. Estuvieron presentes la ministra de Educación, Natalia Spinuzza; el ministro de Obras Públicas e Infraestructura, Felipe Tomasevich; el vicepresidente del Club Juventud, Alberto Arroyuelo; alumnos, coordinadores de la escuela y la comunidad relacionada a la institución.

La “Academia Auriazul” tiene orientación en Educación Física y cuenta con un plantel docente variado e integrador. Los 150 alumnos se dividen en agrupamientos que llevan el nombre de momentos históricos del Club Juventud: “La Auriazul”, “Los Gigantes”, “Puntanos 68”, “La Aplanadora 69” y “La Alianza 79”.

En cuanto a lo edilicio, la “Academia Auriazul” funciona en un salón perteneciente al club que fue reformado y puesto a punto por completo por el Ministerio de Obras públicas e Infraestructura de la Provincia  y que sólo hará las veces de escuela, diferente de casos donde la institución educativa convive con las zonas de  entrenamiento y práctica de los clubes. El mobiliario, como en todas las escuelas generativas, es innovador y dinámico con posibilidades de moverse y formar nuevos espacios constantemente.

La ministra de Educación dijo: “Hoy damos inicio a la Escuela Generativa del Club Juventud. Queremos felicitar al Club por animarse y sumarse a esta iniciativa. Por volver a vincular el deporte con la trayectoria escolar. El deporte no sólo será el eje transversal sino que será bandera de la inclusión, el amor y la solidaridad. Creemos que este es uno de los caminos para darle solución a la crisis del sistema educativo”.

María Ojeda, la coordinadora general de la escuela, señaló: “Estamos preparados y dispuestos para vivir plenamente cada jornada. Los primeros pasos ya están dados. Los que sigan, los daremos juntos. Hoy como semillas, y mañana como grandes árboles que en familia darán grandes frutos. “

La jornada cerró con una suelta de globos y luego las autoridades e invitados especiales dejaron plasmada su presencia, estampando sus manos con los colores de Juventud en un cuadro con la imagen de un árbol que simboliza la fortaleza del club y toda su comunidad.

Instalaciones renovadas

“La obra del Gobernador se ve y los beneficiarios directos son los niños. Lo que sucede acá lamentablemente no es lo mismo que pasa en el resto del país. El año pasado fue exitoso porque se cumplió con lo que prometió. Hubo obras en el 100 % de los municipios y estamos muy satisfechos. Este año se trabajará para los más humildes, de la periferia al centro, en especial en los parajes como se anunció Alberto y en junio se hará un anuncio más detallado”, mencionó Tomasevich.

Con un monto de obra de $8.439.363,04, la obra incluyó una puesta en valor y acondicionamiento del predio ubicado en Felipe Velázquez y Riobamba. Se refaccionaron los salones de usos múltiples, sanitarios, cocinas, oficinas, sala de reuniones, hall, asadores y depósitos.

Un sueño cumplido

Gastón tiene 12 años y vive a pocos metros de su nueva escuela. Expresó una gran emoción y ansiedad por comenzar a cursar. “Me gusta mucho la robótica y el fútbol. Tengo muchas ganas de empezar porque se ve muy lindo y voy a poder aprender y jugar”, dijo. El vicepresidente del club, Alberto Arroyuelo agradeció al Gobierno por la obra y les entregó a los ministros Tomasevich y Spinuzza una camiseta de Juventud.-