Estudiantes presentaron diferentes proyectos que promueven la actividad física y el cuidado del medioambiente. Fue durante el XXVI encuentro.

 El objetivo de esta actividad es convocar a científicos, educadores, profesionales de la salud y otros actores para continuar con la elaboración de un modelo ambiental para San Luis, que sirva de base en el diseño de proyectos futuros tendientes al balance armónico entre ambiente natural, social y humano.

Por medio de la presentación de pósters, alumnas y alumnos de “La Nueva Tribu” acompañados por docentes, expusieron los proyectos “Mi agua, mi vida” (nivel primario) y “Huellas conscientes, por un carbono neutral” (nivel secundario), compartiendo sus experiencias en el compromiso con el cuidado del medioambiente. El desarrollo sostenible es uno de los ejes transversales al proyecto educativo de la institución, que vincula al deporte con la salud y el entorno natural como elementos esenciales del aprendizaje.

“La experiencia ha sido muy motivadora para la escuela, porque compartieron proyectos con otras instituciones educativas de la ciudad de San Luis en la Universidad. Los chicos y chicas también pudieron conocer diferentes espacios universitarios como las aulas, los laboratorios y el auditorio. Representaron a las escuelas generativas de la mejor manera posible. Nos sentimos muy orgullosos de su participación y su compromiso con una educación diferente”, manifestó la jefa del Subprograma Escuelas Generativas del Ministerio de Educación, Victoria Vega.

Por su parte, la coordinadora de la Escuela Generativa “La Nueva Tribu”, María Panelo Divito, comentó: “En el primer año de la escuela, decidimos participar de estas jornadas. Los chicos eligieron las temáticas referidas al medioambiente y como nuestra orientación es en educación física, las dos propuestas de los proyectos fueron en función de algún tipo de actividad”.

“En el proyecto ‘Mi agua, mi vida’, los chicos brindaron una herramienta a través del plogging (actividad que combina el ejercicio con el cuidado del medioambiente) y la iniciativa tiene que ver con el cuidado de las aguas de los diques por el tema de la contaminación. Entonces, los alumnos proponen que la gente salga a correr o caminar con bolsas para recoger los residuos. Es un sistema deportivo de recolección de basura”, detalló la coordinadora de la escuela.

Y añadió: “Con el proyecto ‘Huellas conscientes, por un carbono neutral’, los chicos intentan modificar los hábitos reduciendo las emisiones de dióxido de carbono. Para ello proponen implementar una movilidad urbana sostenible, que es una movilidad activa, utilizando la bicicleta. Además ayuda a cuidar el medioambiente. Ambos proyectos luchan contra el sedentarismo y promueven la actividad física en pos de mejorar la salud”.