Fueron los últimos destinos del recorrido que realizó la cartera educativa para entregar las piezas en cada rincón de la provincia. En total, en 2016 las recibieron más de 100 mil alumnos del sistema educativo puntano.

Un sol radiante aportó el clima ideal para la última entrega de estampillas escolares “Ahorro para mi Futuro” del 2016. El Ministerio de Educación reservó como escenario de cierre a la Región Educativa II y montó la fiesta este lunes en el Complejo “Molino Fénix” de Villa Mercedes, y luego la trasladó a la Escuela N° 272 “Capital Federal” en Justo Daract. En esta región recibieron las piezas alrededor de 25 mil chicos, lo que eleva la cifra a 100 mil piezas filatelias entregadas en el año.

Respecto del operativo para otorgar las estampillas en cada punto de la provincia, el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, manifestó su satisfacción de culminar esta etapa porque se incorporó a chicos que las recibieron por primera vez y al mismo tiempo pudieron asignarlas a los jóvenes de las promociones.

Este año recibieron sus estampillas 100 mil chicos en toda la provincia.

“Para nosotros esta política de Estado que ideó el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, es un círculo virtuoso que se va a sostener siempre. Tiene que ver con la motivación de los chicos a superarse y cumplir etapas educativas. También, se ha logrado mejorar los índices de terminalidad y fomenta la cultura del ahorro: tener algo de valor que se va acumulando año tras año. Asimismo, tiene que ver con la igualdad de oportunidades, la justicia social y la inclusión”, afirmó.

Las promos, homenajeadas

Amitrano explicó que los jóvenes que cursan su último año escolar en 2016 tienen la particularidad de ser las promociones del Bicentenario de la Patria, por lo que se les ha dado un lugar especial en cada entrega de estampillas. Además, se refirió a sus utilidades.

“Estos chicos las reciben en un momento importante de su vida porque tienen que tomar decisiones y van a tener recursos económicos que les ayudarán a tomarlas con la mayor libertad. En pocos días van a terminar la escuela y tendrán la posibilidad de canjearlas y empezar a cumplir su sueño; ya sea seguir estudiando, viajar y hacer lo que realmente sienten y quieren”, recalcó.

El ministro también subrayó que el gobierno provincial invertirá $ 88 millones para el canje de estampillas correspondiente a los egresados de este año. Y recalcó que cada chico que culmina su paso por el sistema educativo puntano, sin adeudar materias, puede cambiar sus piezas por una suma equivalente a U$S1.200.

Una ayuda para los primeros pasos en la educación superior

En busca de forjarse un futuro promisorio, muchos chicos ya saben cuál será el destino de los recursos que acumularon al superar año tras año los desafíos escolares. Tal es el caso de Ariel Cruz de la Escuela “Alas Argentinas”. “Tengo pensado seguir estudiando. Con las estampillas quiero hacer un curso de tornería, que es caro, así que voy a usar la plata en eso”, dijo con tono decidido.

Su compañero, Facundo Britos, coincidió en que lo obtenido con esfuerzo será invertido en adquirir nuevos conocimientos. “Quiero comprarme un auto para ir a la facultad, porque me queda muy lejos. Voy a estudiar mantenimiento industrial”, comentó.

Un grupo de chicas del Instituto Nacional de Informática también apostará a la educación superior. Sol Godoy dijo que empleará lo canjeado para seguir una carrera en la capital puntana. “Voy a usar las estampillas para irme a San Luis a estudiar psicología”, expresó. Mientras que su compañera, Rocío Guajardo, buscará en la estética su salida laboral.  “Voy a estudiar para estilista profesional, así que me viene de diez para invertir en un negocio”, consideró.

DSC_0391 DSC_0540 DSC_0527 En Justo Daract también hubo fiesta de estampillas. DSC_0364 DSC_0363 DSC_0360 DSC_0358 DSC_0356 DSC_0355 DSC_0352

 

Nota y foto: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Educación.