La frase fue mencionada por el ministro de Educación este sábado en un evento en Villa Mercedes. Se trata de un encuentro regional organizado por la Unión Nacional Argentina de Educación de Nivel Inicial, que reúne a docentes de San Luis, Río Cuarto, Alta Gracia, San Juan y Jáchal.

Con la premisa de construir una mirada educativa que respete al niño en su singularidad y sus posibilidades, la Unión Nacional Argentina de Educación de Nivel Inicial (Unadeni) zona Cuyo organizó el XIII Encuentro Regional, que inició este viernes en la Escuela N° 29 “Remedios Escalada”. El evento congrega a docentes de San Luis, Río Cuarto, Alta Gracia, San Juan y Jáchal, y se extenderá hasta mañana con conferencias y talleres. Los ejes de trabajo planteados apuntan a la diversidad, la inclusión y la construcción de ciudadanía. Del evento participan más de 90 educadores.

Este sábado al inició de la jornada asistió el ministro de Educación, Marcelo Amitrano, y se refirió a los pilares de la educación sanluiseña y la compleja realidad pedagógica nacional. “Es positivo que se reúnan, que se miren y cuenten sus diversas realidades y que transfieran ese conocimiento. La verdad es que en la trinchera y en la cotidianidad están ustedes y es importante saber lo que está  pasando. Somos absolutamente optimistas. Estamos convencidos de que mañana va a ser mejor que hoy, es la filosofía de nuestro gobierno. Eso nos para de cierta manera frente a la realidad económica, social, institucional y educativa. Por eso tenemos el convencimiento de que la educación de mañana será mejor que la de hoy”, dijo.

Acerca del escenario educativo nacional, el ministro recalcó que hay graves problemas y que el tema no se trata con la magnitud que exige. “Decir que el 50 por ciento de los chicos no termina el secundario y que sólo la mitad lo hace correctamente nos plantea un futuro corto para el país y esto no mueve el amperímetro de la sociedad como lo hacen otros temas. Donde medimos calidad educativa nos va mal, medimos en la provincia y los números no fueron buenos, en Mendoza pasó lo mismo y seguramente será igual con el operativo Aprender cuando se mida a escala nacional”, detalló.

“En nivel inicial se da la madre de todas las batallas”

En referencia a los factores que generan esa dura actualidad en las aulas, Amitrano dijo que no cree que sea culpa exclusiva del sistema y sus actores. “Pienso –explicó– que hay un mundo muy complejo y  diferente al que estábamos acostumbrados y le pedimos a nuestro sistema que resuelva lo que no puede resolver. Tenemos que dialogar mucho y salir de nuestras áreas de confort, comprender que hay una realidad diferente y que los chicos están demandando otras cosas. No hay que insistir con recetas que en algún momento funcionaron y hoy no dan las mismas respuestas. Tenemos sólo una certeza: debemos educar para lo inesperado”.

Al respecto, indicó que el 70 por ciento de los trabajos que se van a ofertar para los chicos que están hoy en nivel inicial aún no están inventados. “Tenemos que formar buenas personas, con valores, con capacidad de adaptación para hacer frente a un mundo cambiante y luego vemos cómo les transmitimos el conocimiento. Creo que en nivel inicial se da la madre de todas las batallas. Nosotros estamos dispuestos a escuchar y tenemos en discusión todo, la pedagogía, la organización de las escuelas, los niveles, el espacio físico como ámbito de aprendizaje. Escuchamos toda iniciativa planteada para mejorar la calidad educativa de los chicos”, afirmó.

Libertad e innovación como horizontes

Amitrano mencionó que al hablar de independencia de nivel hay que sumarle otro término: libertad. “Libertad es que nuestros docentes hagan lo que sueñan para su clase. ¿Por qué serializar la educación al estilo fordista, taylorista del siglo XX? Necesitamos confiar en nuestros docentes, que cada sala sea un universo en sí mismo y construya de acuerdo a su entorno y realidad social, porque están preparados para eso, y desde las estructuras acompañar ese proceso. Probablemente así encontremos los protocolos que nos saquen de la crisis que tenemos en el sistema educativo”, consideró.

El funcionario comentó que en esta coyuntura histórica los chicos nos piden cambios, que se mire su realidad, su entorno, sus formas. “El futuro pasa por replantear qué es tener alfabetizada a una generación. Por eso de estos ámbitos donde se exponen distintas posiciones y vivencias puede salir una contribución o una respuesta para poner en práctica. Desde nuestro lugar estamos dispuestos a acompañar toda iniciativa que tenga como finalidad mejorar la calidad de la educación, lo que implica no sólo la transmisión de conocimientos sino también discutir ámbitos de aprendizaje, formas y organización. Lo necesitamos imperiosamente. Les pedimos esa colaboración. Los chicos demandan flexibilidad y capacidad de adaptación”, subrayó.

En el cierre de su exposición, el ministro dijo que desde la cartera educativa buscarán aportar para que Unadeni crezca, se expanda y tenga más presencia en la provincia con sus actividades.

«No se ve en todos lados el acompañamiento de los funcionarios»

La titular nacional de Unadeni, Patricia Trinks, destacó la importancia de la presencia de Amitrano y su equipo en el evento. Indicó que no es común ver a los funcionarios en los encuentros que la organización realiza en distintos puntos del país. «Debemos aunar esfuerzos las organizaciones, los gobiernos, los papás y las familias para lograr la educación de calidad que buscamos. Tenemos que trabajar con la vista puesta en los chicos, cuidar la niñez. Su futuro es hoy. Deben estar bien alimentados, con buena salud y tener una buena educación para formarlos como buenos ciudadanos», expresó.

Además, se refirió al trabajo conjunto para establecer la independencia del nivel inicial. «El objetivo es jerarquizarlo, que haya un crecimiento del nivel y de quienes forman parte de él, porque tiene sus especificidades y una marcada importancia como lo destacó el ministro en sus palabras», concluyó.

Nota y fotos: Darío Calderón – Prensa Ministerio de Educación.