El Ministerio de Educación se reunió con escuelas generativas con el objetivo de promover el desarrollo integral de estas instituciones, tendiendo a favorecer su inclusión social y educativa.

Este miércoles, en Terrazas del Portezuelo, se llevó a cabo un encuentro entre integrantes del Ministerio de Educación y representantes de escuelas generativas de San Luis, con el objetivo de brindar herramientas a todos los equipos de docentes para cumplir con una educación de calidad, integral e inclusiva.

La reunión estuvo a cargo de la jefa del Subprograma Modalidades Educativas, Rosana Molina, quien comentó: “El encuentro comenzó con la reproducción cortometraje llamado ‘Ian’, el nombre del corto refiere a un niño con el mismo nombre que padece de parálisis y no puede jugar como los niños sin discapacidad motora. La madre del niño, Sheila Graschinsky, motivada por la situación de su hijo creó la Fundación ‘Ian’, organización que formó parte e inspiró el proyecto para fomentar y concientizar sobre el cuidado de las personas con problemas neurológicos y motrices”.

Ese disparador fue la base para la discusión del abordaje de la heterogeneidad en las instituciones educativas, y posteriormente reflexionar sobre la implementación de la Resolución N° 311/16 del Consejo Federal de Educación, la cual propone los lineamientos para asegurar el trayecto educativo obligatorio de las y los estudiantes con discapacidad, en caso que lo requieran, en un trabajo corresponsable entre los niveles y modalidades del sistema.

Entendiendo que la intervención de la modalidad de Educación Especial implica un abordaje institucional destinado a brindar orientaciones, apoyos y/o recursos especializados a las escuelas de los niveles obligatorios, para crear conjuntamente las mejores condiciones de oportunidad para la enseñanza y el aprendizaje, asegurando entornos de accesibilidad y participación.

Se planteó el significado y ante qué situaciones es necesaria la construcción del Proyecto Pedagógico Individual para la Inclusión (PPI) en función de las necesidades del estudiante, promoviendo su desarrollo integral y tendiendo a favorecer su inclusión social y educativa.

La planificación y desarrollo del mismo será responsabilidad de los equipos educativos correspondientes, quienes informarán y acordarán con las familias, las metas y responsabilidades de cada una de las partes a fin que el estudiante con discapacidad desarrolle sus aprendizajes basado en el diseño curricular jurisdiccional.

El PPI habilitará a los estudiantes con discapacidad a recibir la certificación del nivel o modalidad que curse, es decir certificado analítico y título, al igual que el resto de la población escolar, dando cuenta de su trayectoria educativa. La trayectoria escolar de las y los estudiantes con discapacidad en los niveles obligatorios o modalidades deberá ser documentada mediante un instrumento formal de evaluación del año/tramo correspondiente.

En definitiva, la implementación de esta normativa implica la promoción de culturas inclusivas en todas las escuelas de nuestro sistema educativo. El derecho a la participación debe practicarse en una escuela que quiera construirse sobre la base de una filosofía inclusiva, es por ello que se propone profundizar el trabajo con todos los actores del sistema educativo en la aplicación en todos los niveles y modalidades del sistema educativo provincial.

En otro aspecto, específicamente referido a la Certificación, la Resolución N° 2509-2017-ME aprueba la “Guía de Orientación para la Aplicación de la Resolución del Consejo Federal de Educación N° 311” expone, de acuerdo con el Sistema Federal de Títulos, los elementos a tener en cuenta para la confección del certificado de un alumno con discapacidad que cursa con PPI en el nivel secundario.